La personalidad del color – Espacios y ambiente más felices

Te damos la bienvenida a este pequeño resumen de la PERSONALIDAD DE LOS COLORES, donde encontraras pequeñas reseñas de cómo usar adecuadamente el color, conoce sus virtudes y como y cuando saber aplicarlos.

Lo que debes saber para usar exitosamente el color en tú casa, espacio de trabajo, oficina o negocio, no requiere tener conocimientos científicos sobre la luz o la generación del color. Sin embargo, es útil entender algunos principios básicos para mezclarlos en una forma armoniosa y placentera.

Primero debes saber cómo se relacionan los colores entre sí y como se armonizan cuando usas la combinación perfecta. También es buena idea saber que qué quieren decir los decoradores de interiores cuando hablan de propiedades específicas de un color.

Colores primarios: Colores que no se obtienen de la mezcla entre colores.

Colores Secundarios: Colores que se obtienen de la mezcla de las partes iguales de los colores primarios.

Colores terciarios: Colores que se obtienen de la mezcla de un primario y un secundario y que se encuentran a la misma distancia.

La personalidad del Color:

Rojo:

El rojo da calidez, es energético, el color de la pasión, del instinto, es vibrante, quienes lo usan son activas y dominantes, el color del movimiento y vitalidad.

La personalidad roja es activa, extrovertida, con dinamismo, propicia para áreas inactivas, y es más propicio para personas retraídas.

Usar solo en espacios donde prime la actividad sobre el descanso, pues en gran extensión causa excitación y cansa rápido.

 

 Anaranjado:

El color de las emociones, la alegría, la creatividad, la diversión, produce fuertes conexiones sensoriales y proporciona sentido de bienestar.

La personalidad naranja es feliz, disfruta de la compañía, actúa como estimulante de tímidos y tristes.

Es ideal para animar espacios aburridos, utilízalo en cuartos de juegos, en tu oficina si te dedicas a la creatividad, incluso en el comedor, pues revitaliza la convivencia, no lo mezcles con negro, la tonalidad sugiere engaño, intolerancia y muy oscuro opresión.

 

 

Amarillo:

El color de la voluntad, de la acción y el poder, se le considera cálido y da optimismo, facilita la concentración y la atención.

La personalidad amarilla es alegre e inteligente, y dado a la comunicación por su jovialidad.

Puedes usarlo en espacios donde desees permanecer alerta, lleno de ideas y muy optimista, puede expresar cobardía, debilidad o miedo cuando tiene una leve tendencia verdosa.

 

Rosa:

El color se asocia con la seguridad y confianza, es un aliado para aquellos que necesitan apoyo, invita a la amabilidad, a sentimientos suaves y profundos, a sentir cariño, amor y protección.

La personalidad del rosa expresa la naturaleza romántica del amor, la inocencia, la generosidad.

Es muy probable que quienes usan color rosa en sus espacios, sean generosos y amables, el color rosa muy saturado e intenso, simboliza lo económico y barato, en publicidad lo falto de seriedad.

 

Morado:

El color morado es profundo, emocional y exótico, estimula la mente y los sentidos, se asocia con la lucidez y la reflexión.

La personalidad del morado es el lujo, y lo melancólico, genera un ambiente suave, creativo, sanador y altamente energético.

Los usuarios del morado en sus espacios, son individualistas, generan ambientes de ensueño sumamente espirituales.

 

Azul:

El color azul relaja y calma, muy aconsejable para quienes buscan paz y tranquilidad, serenidad y quietud.

La personalidad del color azul, es asociado con el aire el mar y el agua, por lo tanto, tiene efecto de relajación en las personas, quienes lo usan tienden a ser intelectuales y creativos.

El color es ideal para dormitorios o lugares de reposo pues genera un efecto calmante y libre de presiones, en tonalidades muy oscuras simboliza, la necedad, fanatismo y depresión.

Verde:

El color de la naturaleza, sereno, fresco y limpio, color del amor incondicional la abundancia y del servicio a los demás.

La personalidad del verde es muy útil para equilibrar las emociones, y liberar el espíritu se asocia al crecimiento y la juventud, la renovación, se le conoce como el color de la esperanza.

Quienes decoran sus espacios con verde buscan simplicidad, calma y un lugar de retiro pacifico, las salas de estar o el cuarto de televisión son buenos espacios para el color, y no hay mejor manera para ocuparlo que con plantas.

 

Blanco:

Símbolo de pureza, inocencia, modestia, de lo absoluto, unidad y paz, el único color que, combinado con otros, potencia y brinda un efecto positivo.

Negro:

Simboliza el silencio, el misterio, lo relacionan con lo impuro, lo bajo, pero en tonalidades brillantes el negro significa elegancia y nobleza.

Los que decoran con colores negro y blanco valoran la simplicidad y la pureza, y es donde la forma y textura adquieren importancia en los espacios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *